Archivo por meses: diciembre 2014

Fotografía de bebés

Fotografía de bebés. Cómo hacer fotos a un bebé

A todo el mundo le encantan las fotos de bebés. Pero, ¿cómo puedes conseguir buenas fotografías de tu bebé? Siempre hay que tener en mente la seguridad y la comodidad de cualquier bebé al que fotografiemos y tu bebé no es una excepción. Algo que no queremos hacer mientras hacemos fotos de un bebé es hacer que se enfade. A continuación encontrarás unos cuantos buenos trucos para tomar fotografías de tu bebé de una forma segura y lograr así magníficas imágenes.

Intenta ponerte al nivel de tu bebé

Haz las fotos al mismo nivel o altura en el que se encuentra el pequeño. Si alguien lo está sosteniendo, colócate a la altura de sus ojos. Hacer una foto de la carita de tu bebé por encima del hombro siempre resulta en una imagen bonita. Si tu hijo/a está en el suelo, túmbate tú también y consigue una gran instantánea mientras se sostiene con los brazos.

Bien de cerca

Saca provecho del modo macro de tu cámara y acércate al bebé. (El modo macro es el que permite hacer fotografías de cosas que están muy cerca). Es el momento ideal para centrarse en los rasgos del niño, por ejemplo en su cara y sus ojos, los pies o las manos. Cuando hacemos fotos de muy cerca, damos vida a detalles que muchas veces se pierden al tomar fotografías más generales o desde más lejos. Además, las tomas cercanas permiten eliminar el ruido de fondo, centrándose únicamente en el bebé.

Utiliza iluminación natural

Encuentra un lugar seguro que tenga cuanta más luz natural posible. Hazlo a la hora correcta del día. La luz solar que tenemos por la mañana o al atardecer nos permite sacar iimágenes perfectas. Intenta evitar el sol de mediodía, la luz es demasiado fuerte y no saca lo mejor de la piel de todo el mundo. Si tienes que utilizar flash, hazlo de forma indirecta. Si desactivas el flash evitarás que tu bebé se vea pálido.

Escogiendo accesorios

En cuanto a la seguridad del pequeño, el suelo es el mejor lugar. Utiliza una alfombra o una manta blandita. Una cosa está clara: si el bebé se siente cómodo, saldrá más feliz y eso es clave para lograr fotografías maravillosas. Intenta que no haya mucho desorden alrededor suyo, quieres capturar al bebé y si hay muchos objetos a su alrededor, lo único que conseguirás será perder el foco de lo importante. Algunos accesorios que pueden quedar muy bien son una cesta llena de mantas o una almohada grande. Si quieres fotografiar a tu hijo/a en posición de sentado pero todavía no se sostiene por sí solo, usa una manta y pide a alguien que lo sostenga con la manta entre sus manos. De esta forma podrás hacer una foto sin que aparezcan las manos de otra persona.

Los deditos de un bebé

Ten en cuenta el estado de humor del bebé

Evidentemente, lo mejor que puedes hacer es fotografiar al bebé cuando está feliz. Asegúrate de que esté limpio y de que haya comido antes de empezar la sesión. Coloca el niño en una posición que resulte cómoda para su edad. Para llamar su atención puedes usar un juguete que le guste mucho.

Siempre recuerda que hacer fotos de un bebé requiere tiempo y paciencia. Además, tienes que ser rápido a la hora de disparar si quieres capturar los momentos más tiernos. Y sigue una regla muy sencilla: haz muchas fotografías. Cuantas más hagas, más posibilidades tendrás de lograr la imagen perfecta.